Sin título

M2Tech Vaughan DAC

La compañía italiana M2Tech nació, como tantos otros proyectos sin proponérselo, fruto del inconformismo de unos ingenieros amantes de la música, que no estaban satisfechos con la tecnología disponible en ese momento en la reproducción digital. Ellos tuvieron la visión y la sabiduría para diseñar, y después tras comprobar el fantástico rendimiento de su primera realización, comercializar una solución que resultó un acierto en todos los sentidos. Nos referimos al interfaz USB/RCA o BNC Hiface.

Con este interfaz M2Tech entró en el mundo de la alta fidelidad y de la reproducción digital dando un puñetazo sobre la mesa, que revolucionó el sector y acercó bastante al aficionado al audio, al sueño de reproducir desde un ordenador con la máxima calidad posible. Un dispositivo del tamaño de un penn drive, que permitía conectar cualquier DAC sin entrada USB a un ordenador de modo asíncrono y con drivers para funcionar con cualquier plataforma de ordenador, aceptando una resolución de 24Bits/192Khz, a un precio muy contenido, fue un éxito que obligó a todos los fabricantes a implementar sus DACs para no quedarse obsoletos. Muchas de las marcas elitistas del mercado internacional compraron a M2Tech una licencia para emplear esta novedosa tecnología y la incluyeron en el interior de sus aparatos en un muy corto espacio de tiempo.

M2Tech no se conformó con este éxito sin paliativos y se decidió a fabricar sus propios DACs con su propia tecnología mejorada y en exclusividad. Hemos visto en escasos dos años a M2Tech sacar al mercado sus modelos Evo y Young. Todos presentan una relación calidad-precio sin oposición en el mercado, y ofreciendo al aficionado la posibilidad de mejorar sus DACs con fuentes de alimentación externas, en cualquier momento si así lo desean. Calidad, buen precio y amplia flexibilidad en la configuración y el upgrade, ¿qué más pedir?

Parece ser que la compañía italiana sí buscaba algo más, y eso se podría resumir en diseñar un DAC construido sin compromiso, que pudiese hacer frente y mirar de tú a tú a cualquier DAC del mercado, en cualquier franja de precios y con un precio democrático. ¿Lo habrán conseguido o pusieron sus miras demasiado altas?

Contrucción y diseño

El M2Tech Vaughan es un DAC imponente en su diseño y dimensiones. Hay que resaltar que la firma cuenta en este aspecto con ventaja, pues intentar diseñar un producto mejor que un fabricante italiano es harto difícil. No hay más que echar un vistazo a cualquier actividad industrial, para ver que en ella el diseño del país transalpino está a la cabeza. Decoración, moda, coches, motos – las japonesas son muy buenas motos, ¿pero hay algo más bonito que una Ducati? -, no puedo evitarlo, se me nota mi pasado motero…

Para intentar transmitiros, cuánto cuidan los acabados y los detalles los responsables de M2Tech, os recordaré que en el mes de Febrero pasado, en la feria internacional Elitexpo 2012, tuvimos la posibilidad de ver y escuchar el nuevo DAC Vaughan en primicia mundial. Pues bien, debido a unos problemas estéticos de unas minúsculas imperfecciones en un borde del chasis del aparato, la compañía retrasó su comercialización y ha sido en el High End de Munich 2012 donde han presentado el modelo definitivo.

En dicha feria de Munich, tuve la fortuna de conversar con Marco Manunta y con Yair Wahal, que me contaron los problemas que tuvieron con el chasis y me confirmaron lo satisfechos que estaban con el rendimiento del nuevo DAC Vaughan. Allí mismo concerté esta revisión, con la primera unidad que llegara a España y que amablemente Sound Pixel Planet me ha enviado.

En este caso, M2Tech ha decidido mantener el aspecto sofisticado, pero a la vez industrial que introdujo el hermano menor del Vaughan, el modelo Young. Con unas dimensiones bastante mayores a éste, ha conservado la forma inconfundible del display, que le confiere un aire marcadamente high-tech.

Las dimensiones del DAC Vaughan son rotundas, 45cm. de ancho, 45cm. de profundidad y 9cm. de altura. y 10 kilos de peso. Externamente presume de calidad de construcción y cuidado de los detalles. Su chasis es tremendamente sólido, pues está formado por paredes de aluminio de 8mm. de grosor, unidas entre sí de manera que ningún tornillo queda a la vista del espectador. Para encontrarlos hay que buscar en la base del aparato y en la trasera del mismo. Puede parecer una tontería, pero estos detalles denotan un buen gusto y una búsqueda de la perfección, que dejan vislumbrar de manera absolutamente nítida, la manera de trabajar de la compañía.

Los citados paneles de aluminio que conforman el chasis tienen un sobrio acabado cepillado, que sólo rompe, el logo de la firma rebajado en la parte superior del aparato, que le confiere una imagen seria, elegante y de calidad.

El frontal es totalmente negro y en él resalta de manera clara el selector cromado situado en el lado derecho, y que controla el volumen del DAC o permite elegir los valores del menú del aparato. A la izquierda y en tamaño muy pequeño encontramos dos pulsadores, uno que da entrada al menú o escoge opciones del mismo y otro que permite salir del menú, poner el aparato en standby o apagarlo totalmente. En el extremo derecho disponemos de una salida para auriculares. El display de dicho frontal dispone de la información escrita en gran tamaño, empleando iluminación led de color rojo y siendo muy fácil su lectura desde bastante distancia.

La parte trasera cuenta con una de las colectividades más completas que se pueden encontrar en cualquier DAC del mercado. Si hablamos de salidas analógicas, dispone de una pareja RCA y otra XLR, pero en lo que realmente es excepcional es en el número y variedad de entradas digitales – 2 entradas AES/EBU, 2 S/PDIF BNC, 2 S/PDIF RCA, 2 TOSLINK ópticas y 2 ST ópticas -. Todas ellas pueden emplearse como dos entradas digitales estéreo o como una sola doble monofónica. Además de todas estas entradas digitales dobles, dispone de las siguientes entradas individuales, una para un reloj externo, otra USB 2.0 y para finalizar otra I2S con conector RJ45.

En cuanto a la entrada I2S, soy totalmente partidario de su inclusión, pues mi conjunto actual de transporte y DAC cuenta con ellas, de esta manera los tengo conectados y la mejora sonora de este tipo de conexionado es evidente. Ahora bien, no logro entender cómo es posible que no esté estandarizado el tipo de conector que se utiliza para ello, sobre todo cuando son muy pocas las compañías que se han preocupado por implementar sus equipos con ellas – ¡pocos y mal avenidos, lo que faltaba! – Mi sistema digital está compuesto por DAC y transporte de la firma americana PS Audio, modelo Perfectwave, que cuenta con conexiones I2S bajo el estándar HDMI. Por esta razón me ha sido imposible realizar la escucha empleando esta entrada y he tenido que utilizar una de las entradas digitales AES/EBU para conectar mi transporte al DAC Vaughan. No puedo por tanto valorar exactamente, cuánto mejor sonaría el DAC utilizando la entrada I2S, y aunque la diferencia no suele ser muy grande, algo nos habremos perdido, lástima…