Orquesta Barroca de Sevilla

Orquesta Barroca de Sevilla “Et in terra pax”

Orquesta Barroca de Sevilla: Et in terra pax. Pedro Rabassa (1683-1767) Música para la Catedral de Sevilla. Prometeo 2011 

Dirigida Por Enrico Onofri.

Barroco con denominación  de origen 

En el año 2007 el musicólogo Juan María Suárez  Martos recibe una beca de investigación de la Junta de Andalucía para transcribir las obras latinas del desconocido  compositor del barroco español  Pedro Rabassa, conservadas en el Archivo de la Catedral de Sevilla y la Colegiata de Olivares.

El proyecto fue finalizado en el año 2009 y dio lugar a unas 2.500 páginas de transcripción musical. ¿Qué  más cosas se esconden en los archivos de nuestras Catedrales?

Por encima de consideraciones interpretativas debemos de quitarnos el sombrero ante la OBS (reciente Premio Nacional de Música) en su intento (más que conseguido)  a la hora de poner en valor esta parte nuestro patrimonio musical. Y lo ponen en valor porque no sólo se dedican al rescate de lo desconocido,  sino que lo compaginan con obras de autores más populares  y además  salen al extranjero sin ningún tipo de complejo. Con orgullo están siendo capaces de  crearse un hueco en la escena internacional, así que algo impensable en España hace unos pocos años, empieza a ser ya una realidad que va creando sus frutos (véase Orquesta Barroca de Granada).

Orquesta Barroca de Sevilla

Habiendo creado su propio sello discográfico, la OBS, acompañada en esta ocasión por el grupo vocal La Hispanoflamenca, y por la soprano Raquel Andueza (todo un prodigio de expresividad), nos presenta esta grabación realizada en noviembre de 2010 en la Iglesia del Convento de Santa Teresa de Sevilla.

Se trata de una recopilación del repertorio polifónico  vocal e instrumental de este compositor, que permaneciendo 43 años de su vida en Sevilla, merece el esfuerzo de imaginar lo que en aquella época (primera mitad del  s. XVIII) significaba ser Maestro de Capilla de aquella Catedral, altavoz del mundo hispano.

Enrico Onofri

El disco comienza con la Misa Simeon lustus a ocho voces, obra concebida para interpretarse el días de la Purificación del Virgen (2 de febrero). Ya observamos el equilibrio entre los violines y las voces, algo relativamente novedoso para la época. A continuación le siguen algunos pasajes de las Lamentaciones que se interpretaban en los Matinés de Semana Santa. Aquí desataca el virtuosismo de Raquel Andueza,  acompañada por los violines y el bajo continuo, siempre dirigidos por la batuta de Ricardo Onofri, del que percibimos su manejo historicista heredado de su paso por Il Giardino Armónico. Completan  la grabación los Salmos del Dixit Dominus (solista y coro a cuatro voces) y el Laudate Dominum (solista con violines). Además se incluye el Kyrie de la Letanía a  Nuestra Señora a 6 voces.

Un notable para la grabación, en la que percibimos el ambiente de la sala (que un servidor agradece en este tipo de obras), sin que por ello se pierda el protagonismo de las voces. Protagonismo diría yo, algo mayor que el de la orquesta, en ese equilibrio buscado a través  del contrapunto, y de la unión vocal e instrumental de los pasajes polifónicos. En definitiva barroco español “patanegra”.

Calidad Artística: 8

Calidad Musical: 7